viernes, 22 de agosto de 2008

Tierra Santa, Buenos Aires, Argentina, año 2.008 D.C.

Como podrán apreciar, dos legionarios al uso.
Eso sí, imperdible el comentario de la extranjera que le decía a su compañero cuando yo metía la jeta en el yelmo que realmente parecía uno de la legión, llevada —seguramente— por mi color cetrino que conjugaba con el del muñeco.
Por último, si Medina salió mejor es porque la foto la saqué yo, que cuando me tocó el turno de posar y el de él cazar la cámara, bue, nada... no sé para que coño hizo un curso de fotografía. En fin.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario