lunes, 11 de agosto de 2008

siguiendo con recuerdos náuticos

Ok, las épocas en San Isidro, en materia de contacto con el río, fueron harto importantes en mi vida. A través del tiempo, los recuerdos se agigantan y no parecen tan lejanos por más que alguna foto tenga algunos años y no parezcamos tan vapuleados por el tiempo.

Acá estoy con Pae a bordo de La Noia que era un crucero bastante grande, camarote principal con cama de dos plazas, comedorcito, cocina y en lado contrario al camarote aludido, o sea en la proa del barco camino al segundo baño, estaba el camarote para los invitados con sus dos camitas cuchetas... Qué épocas, por favor! y pensar que el amigo en cuestión arrancó con un boomerang 20, velerito gaucho si los hay (el Shoriva) en el cual pasamos más de una noche náutica golpéandonos las cabezotas a pesar de nuestra no tan llamativa estatura porque su techito era de metro cincuenta más o menos.
Ah!! un suspiro largo en este momento... al pasar al crucero Pae no pudo con su genio y tenía su tv., videocassetera (no era las épocas del dvd), aire acondicionado y teléfono!.
Recuerdo esa vez tras estar casi una semana sin pisar tierra firme y con nada que comer haciendo unos chizitos saltados a la sartén con huevo, fideos sueltos y otros aditamentos que, dicen, te hace garcha el colesterol. Pero qué importaba!! Y ésas veces en que, omitiendo algunos detalles que no vienen al caso porque todos sabemos que los jóvenes somos medio alocados, las chiruzas querían "manejar" y el capitán de la nao les daba el timón (eso redondito que ven detrás de mi amigo en la foto) y gritaban como si hubieran ganado el viaje a Bariloche en Feliz Domingo mientras tocaban la campanita del buque...

Qué épocas!... jaja, acá, con el Cabezón y Heath Pipa Maidana, estamos pensando en adquirir un velerito pero, como manda la experiencia, en lugar de las birras asumo que habrán unos buenos tintillos, de autor preferentemente, y el agua será siempre la misma: la del Río de La Plata, un lienzo en el que pasamos a escribir nuestras historias.

Au revoir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario