jueves, 21 de febrero de 2008

El virus de Los Pescadores Anónimos
Ya comenté en otra parte de acá que este blog cautiva con sus letras (me refiero al de los Pescadores Anónimos, no a éste... tá?). De hecho, y recién leyendo una de sus entradas, de la mano de Gilgalad, me vino al punto el hecho de reconocer que algunas letras, escritas sin esa pedante intención de sumar otro dato cuasi intelectual a este orbe de por sí necio de necedad absoluta, bien pueden hacernos ver en el espejo de algún momento de nuestras vidas. Una suerte de transferencia, como si, de repente, la lectura te llevara a pensar que o están hablando de vos o, por esas permutaciones que nos permite la locura, pensar que, a lo mejor, estás leyendo algo escrito por otro que no es otro que uno mismo (Gilgalad, querido, por las dudas no vaya a ocurrírsete que me estoy atribuyendo tu letra... ja ja).
Y todo ésto me puso a mí mismo a releer algunas cosas que tenía guardadas en el cajón digital de los recuerdos... Por eso y nada más que por este intrincado juego mental en que quedé momentáneamente suspendido, como el pez que mordiendo el anzuelo intuye el cambio abrupto de su nomenclatura, es que subo (no con cierta dosis de capricho) una de esas letras del 2.004


Jamás compré boletos
para viajes que no son míos.
Adquirí en silencios
burbujas de sexo y carne podrida
en cóctel de cerveza, vodka y vino.

Soy inmortal, lo supe siempre,
aunque estos huesos y esta piel
vayan zigzagueando al tiempo
que un día me pondrá genuflexo;
eso sí: aun podré escupirle su cara.

Mi pija enhiesta si se le antoja
elabora sus monólogos ininteligibles
mientras la miro vivir sus delirios.
O, la muy puta, se escurre fláccida
cuando le pido y siento su negativa socarrona.

Tiré varias veces la moneda.
A veces me arrepiento, otras no tanto.
En ese camino en que quise ser santo
me llevaron encrucijadas y, en banales abrazos,
me postergué como a esta fe olvidada…

lunes, 11 de febrero de 2008

Gang Bang (pero a la criolla, tamos?)
Perfil de este domingo, en la edición impresa, trae un articulo de enjundia sobre algunas costumbres argentinas en esto de darle masa muchos tipos a una mujer. Que se yo, puedo entender un tanto la movida swinger pero de ahí a como exponen algunos sabedores de la vida que este tipo de actividades es para parejas consolidadas en dónde él le hace el aguante a la patrona que aguanta a full, me suena un poco boludito por decirlo sin eufemismos. En la edición digital se puede leer (para el deleite o para el análisis de diván) a Hernán, de 36 años, empleado metalúrgico postulando que: En las parejas convencionales la infidelidad es moneda corriente. Nosotros no somos hipócritas ni egoístas; por eso, cuánto más la veo gozar a mi mujer con otros hombres, más lo disfruto.
Pero en la edición en papel viene algo imperdible que no sale en este medio y es el siguiente razonamiento de uno de estos superados que nos dice que se puede bancar que su mujer esté con otros, todos los que quiera si él está presente pero que se vuelve loco si se entera que ella se encuentra a solas a tomar un café con otro.
Te pregunto, querubín: ¿qué te pone loquito? ¿qué tiene de malo si después de tomar un cafecito tu ninfa se tira un polvito con otro en un telo?
¿tenés miedo que le ponga azúcar al café y no el edulcorante? tontito!, no seas así, no seas egoísta.
Así somos los criollos: del Primer Mundo para aceptar de buen grado la importación de este tipo de actividades cosmopolitas sin perder, por supuesto, nuestra esencia bien arraigada no vaya a ser cosa que nos desmadremos. Me refiero al cuidado celoso de la pareja, a que no se nos enrostre que no sabemos guardar el respeto que nos debemos en pareja.
Fiestita grupal: sí, cafecito con otro: no, queridita...

viernes, 8 de febrero de 2008

extracciones y extrapolaciones

Acá pego, usando la figura emblemática del "Grosso", una seguidilla de máximas que son fruto de lo que me llegó via e mail sobre dos personajes del cuál hacemos uno.

* El primer día Dios hizo la luz, y vio que era bueno. El segundo día hizo al GROSSO, y se dijo a si «mismo me zarpé!»
* Cuando Dios dijo: «hágase la luz», el GROSSO ya estaba jugando a la Play 2 mientras sonaba Van Halen en su iPod
* El GROSSO le cobra la renta al señor Barriga
* Cuando el GROSSO elimina un archivo, la computadora nunca le pregunta si está seguro
* Alrededor del GROSSO hay señal Wi-Fi
* El GROSSO no resetea la PC usando CTRL + ALT + DEL, desenchufa la CPU y la vuelve a enchufar tal como se enchufan a tu hermana
* Cuando el GROSSO juega al metegol, mete los goles de rabona y tira caños
* Al GROSSO no se le rayan los CD´S, solo se le remixan
* El GROSSO no presta atención, la regala
* El GROSSO SABE, pero NO CONTESTA
* Cuando el GROSSO deja una mina le dice: «no soy yo, sos vos»
* El GROSSO no salpica la tabla, la bendice
* El GROSSO no se cuelga al chat buscando minita aunque así se dejan más fácil. No necesita del msn u homólogos para garcharse minas y tener amigos
* El GROSSO no corta la luz para cambiar cambiar un foquito. Está preparado para recibir una descarga eléctrica y ni se le ocurre que pueda palmar si eso pasa
* El GROSSO nunca se pone Caladryl para las picaduras de mosquitos; se toma un tetra bien rasca, cosa que si los mosquitos lo pican mueren envenenados (nota: en Misiones, año 2.004 ante la andanada de mosquitos me dí cuenta que si estaba puesto con Añejo W, los moscos se cagaban todo antes de picarme... soy un grossito)
* El GROSSO se permite tener atracción sexual por la hermana de la novia aunque sea fea por el solo hecho de ser la hermana
* El GROSSO, nunca (por ser bien argento) trata de conseguir la ciudadanía de un país extranjero para andar mostrándosela a las minitas en los boliches tratando de ganar o para ver si puede ir a lavar los platos o limpiar un baño en algún boliche europeo. Es un tercermundista nato, hijo de San Martín o de Mitre o de Avellaneda o de Pérez o García o de Medina quién sea sin distinciones, conciente del lugar donde le tocó nacer; no pide ciudadanía extranjera, y si se la ofrecen, el GROSSO les dice que se la metan en el orto
* El GROSSO no pontifica que en el fútbol lo importante es competir. Como es un verdadero pijudo trotamundos argentino, empalador de toda especie en la Tierra, hace mierda al rival con tal de ganar, deja la vida en cada batalla; y si pierde, arma quilombo para que el puto del árbitro suspenda el partido
* El GROSSO aborrece del delivery. Como buen machazo va a la pizzería, compra ahí y se banca la espera mientras se come una empanada de carne
* El GROSSO tiene un profundo respeto por las empanadas que bailan en la calle

nota: lo vertido no refleja necesariamente las opiniones del blogger

lunes, 4 de febrero de 2008



Esta entrada está totalmente prestada.
Hay blogs que realmente son interesantes y no como éste que es fruto de mi espíritu dilettante.
Una de esas bitácoras es Pescadores Anónimos que tiene algunas cosas dignas para una antología. Hoy les tomo prestada una entrada poética con su mismo título y, también, la foto que hay allí. Buceen en el lugar, lo recomiendo.



Para tener la suerte del Campeón
me falta tomar mucha sopa,
miles de letras,
hasta palabras enteras.
Antes
de poder salir en Porsche negro
y pedir una botella de Cristal en la barra,
meter la nariz en esos cabellos de ángel
y oler a pino,debo pasarme en las curvas
y sobrevivir a las enfermeras
que me quieran curar con aspirinas.
Para poder entrar con las luces
sobre la capucha de mi bata
mientras la cámara me mira y suena Estrella del Camino,
(Gillan te pone fuego en los ojos)
debo ganarme el pan de cada noche
prometer mucho y cumplir poco
y practicar la sonrisa frente al espejo.
Acostumbrarme a no levantar nunca el pie
treparme a los postes de luz
y no saltarme un hervor.
Pasearme por Palermo rodeado de perros
no parar con la Vitina
y dormir abrazado a cualquier tronco.
Me falta tomar mucha sopa
para tener la suerte del Campeón.