martes, 30 de octubre de 2007

Proyecciones

Bueno, en una de estas instantáneas tengo 23 años mientras que en la otra estoy en los 38... La cosa es que, cuando las veo, siento últimamente como si viera a otro que ha eludido un tanto el paso del tiempo menos éste que me devuelve el espejo actualmente. A lo mejor quizá no importe, o me vean como si fuera un desvarío o una huevada atroz.
Mi percepción es ésta, me dí cuenta hace un par de días: cuando más pendex, en esta cabecita dada a la fantasía sin tapujos, me imaginaba ser yo el actor de la misma en dónde hasta me creía la estrella de fútbol, o el gran tenista o el que, de pronto, era reconocido por una acción hasta cuasi sobre natural... Fantasía que, ahora advierto, las suplo imaginando que mi hija es la estrella de tal o cual evento.
Ven? aparezco ya auto desplazado. Proyecto en mi capullito como si a mí, en estos momentos recientes, me hubiera alcanzado una edad en la que no me permito ese tipo de fantasías; como si, de algún modo, la posibilidad de verme juvenilmente involucrado se esfumara por el dato real de esta coyuntura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario