jueves, 18 de octubre de 2007

Mirando al techo


Y sí. Pasó bastante tiempo desde la última entrada... Los Pumas quedaron fuera de la final en el Mundial de L'France (ojo, súper previsible, jugaban contra los Springboks) y la selección de la redonda pasó tranca sus dos primeros compromisos en la salida de gateras para las eliminatorias de 2010. No olvidar ésto. El próximo mundial de fútbol es, precisamente, en Sudáfrica, cuna de los Springboks. Je je, ahí van a ver, si se nos cruzan en el camino, que Messi o el Apache les clavan un par de tries previa apilada o, quizá, Riquelme les meta tantos drops y penales cuál mismísimo Porta en ese glorioso empate bajo la denominación de "Sudamérica XV" hace toco de años... Al menos, les hicimos algo de fuerza con la ovalada a pesar de que el historial lo tenemos mucho más que en contra. Pero, con la circular, en materia de balompié, no existen, no se nos comparan, no tienen potrero...
Argentinos, a nuestras cosas. Volvamos al fulbito que no será un deporte de caballeros, ni de guante blanco pero es lo que hay. Donde la mayoría de sus componentes, a lo mejor, han cantado más nuestro Himno pisando el césped que en actos escolares o académicos lo cual es de una obviedad absoluta puesto que es tan aborbente tal deporte que impide a sus futuras estrellas terminar, como se debe, al menos los estudios secundarios, salvo excepciones.

Me quedé con la sangre en el ojo y algo de secreción porque en este momento me está jodiendo; sigo mirando al techo... y en el techo no hay nada, hay solamente un techo, oh oh!! (cantaba el amigo Moris)
Ah! y estoy hasta los huevos de esos perejiles que peroran ...los que jugamos al rugby... bla bla en varios comentarios de lectores que dí en encontrarme en La Nación, por ejemplo. Déjense de joder, ahora todos patearon la guinda en su vida!.. guarda, nabos, que todavía tengo una remera blanca y negra como las rayas de una cebra... entienden, no?
Todavía me queda la posibilidad de ver a mi hija como futura Leona cada vez que los miércoles se pasea con su palo de hockey al hombro porque, en contraste, el papel que hicimos en el mundial de fútbol femenino nos dejó un sabor muy amargo.

No somos nada y somos todo, que no es poco. Au revoir.-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario