viernes, 6 de julio de 2007

No será mucho?
(a propósito de la que denominaron "poli-sex" o "sex-cop")
Ayer (jueves 5 de julio) en varios medios periodísticos se resaltaba como noticia unas fotos que una policía de una provincia de las nuestras (creo que Santa Fe) había mandado a un compañerito de armas en pos de seducirlo, parece. Una de esas fotos las bajé de "Infobae" y acá la subo, muy respetuoso yo de citar a mis fuentes.

Andá a saber quién habrá sido el turro buchón ("vigilante", acá, sería un pleonasmo en obvia referencia a la vocación de los involucrados) que la mandó al frente a esta chica. Está bien que la vemos con parte de sus atavíos policiales pero, a mi entender, troncharle la carrera a esta piba por tan grosero asunto no se sostiene por ninguna parte.
Reflexionemos. Si para aplicarle un correctivo o bien una sanción expulsiva (shoot de cul) de la fuerza del orden se apela a que es una conducta "indigna" para uno de sus integrantes o bien, añadir que el uso de los elementos dedicados a la seguridad pública para lo que deben entender como una obscena manifestación, me parece un tanto excesivo por no decir disparatado. Figúrense, por caso, que un empleado público de una repartición, en plena faena laboral, cansado de mandarse los ganchos al naso y hacer bolitas se le antoja mandarse inside el lápiz que le provee el empleador para cumplir su rol... O si agarra el mouse para... (no, no; sorry, mal ejemplo). Sigamos con el del lápiz al que, encima, lo agarra un compañero de esos jodidos que siempre hay, le saca una foto con el celular y la cuelga en la página del laburo. Qué? vamos a tener que castigarlo por el hecho de que, en un acto de poco decoro se mete en su intimidad nasal el lápiz que le proveyó el estado?
No, no me parece. No comparto. Y eso que no estamos haciendo de esto una cuestión así, de sesgo legal, en donde podemos echar mano al artículo 19 de nuestra Constitución.
Esto, desde la perspectiva arriba enunciada, es una defensa de esta niña que ha caído en un momento infausto. No sé su nombre pero no importa.

Desde otro lado, y en lo estético. Qué se yo. No jodamos, no ven lo tierno del asunto ahí, en el almohadoncito con el Winnie Pooh? Ojo, que también me preocupo porque esto no vaya a ser una forma soterrada de querer vendernos que, en el fondo, el osito es el fiestero.
Ya me veo en la juguetería a mi nena que, a la par de querer hacerme llevar el peluche, me pida las esposas y los otros elementos para jugar vaya a saber qué y ahora que lo pienso, de unas fotos de ella en el jardín de infantes, me parece advertir que había más de uno con cara de degeneradito.
Por último, no jodan con estos temas, no puede ser que pelotudeces como ésta estén en la tapa de los diarios, pero que soberana forrada si también se ven más ortos en las mismas ediciones de los cuales sí se puede dar fe que les dan de comer, que lo exhiben a voluntad para llevarse el pan a la boca y no como esta pobre muchacha cuyo atributo exhibido no sería nunca tapa de revista alguna en una situación "normal" pero que, en este caso, hasta le puede terminar quitando el laburo...
Pordió!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario