viernes, 27 de julio de 2007


Almegienizar
neologismo que propongo a la RAE,
que deriva
del sustantivo almeja y del verbo higienizar...

Me dolía mal el estómago fruto de tanto descuido etílico y nosotros, igual que casi siempre en esa época, sentados a la mesita en ese bar esquinero donde pocos podían tener la ventaja de su mesa a cualquier momento (privilegio que hoy me queda aunque diluido en razón que no veo más las mismas caritas). Mirándonos al Cabezón y a mí, Espuma larga: viciosa... toda depiladita... vi-cio-sa...!!! (el adjetivo repítanlo interiormente así: medio cantadito, ojitos entrecerraditos). En fin, la chica del asunto que parece había encontrado hace tiempo a su entonces pareja en situación indecorosa con persona de sexo ídem, ni más ni menos, que se depilaba in totum. Eso era, para Espuma, su cualidad enviciante...

Años después, cuando estaba con Jam, la flaca y otra gente en un asado terracero discutiendo sesudamente las razones por las que la mujer se depila a fondo, llegó la respuesta, desde el lado femenino, que le puso luz al asunto: es por higiene...
Y sí, que manga de forros nosotros los tipos que no nos dimos cuenta que la almeja se pela por higiene, no para comerla mejor. Ay, ay, tanta ignorancia... Caigo en la cuenta, entonces, que alguna niña virginal de digamos 17 añitos —si es que quedan estas rara avis— se depila allí, debo asumir que es porque es una chiquita higiénica. Ni loco se me ocurriría que usara su bivalvito para otra cosa que no fuera tenerlo limpito y cumplir solo sus funciones fisiológicas descartando, claro, aquélla que también es fisiológica pero necesita concurso de tercero, tercera o terceros... (le garch, en francoise)
Sinceramente creo que, según me contaron, tipo que ve una almeja calva se ve en la circunstancia de tener que almejear. Asume, desde su lado, que aparte de que la damisela lo hace para lucir más grata a la vista del otro (id est, más perra) él debe bajar porque, precisamente, piensa:
- Pero que mina más "higiénica", esto no es trabajo insalubre!!!
- Está toda desmontada!!! (y para posterior montada)
Ojo, eh! que hay tipos que de la almejeada hacen un culto. Pero que, precisamente, las prefieren para eso bien higienizadas, lisas lisas.
Me lo contaron, eh? no quiero hipotetizar al pedo. En otra tertulia podríamos tocar el tema de los almejeros que los hay a pasto y los que esquivan el bulto (metáfora que creo no acomoda bien acá pero la dejamos); respecto de éstos últimos, ando con la sospecha que los que son de dotación siniestra junto con su preferencia casi exclusiva hacia la milanesa de nalga, eluden sin tapujos el plato de mar. O bien pueden darse ese lujo por el atributo o bien la naturaleza, sabia en su distribución, ha dejado que a los menos portentosos les quede cierto gusto y habilidad lingual que compensa y, a su turno, ellas ponen más en la balanza haciendo de la jungla un desierto donde el viajero sacia su sed en el oasis. Guardiola, algunas —de generosas nomás— han permitido que caravanas enteras sacien su sed. Ellas, generosas siempre y mayormente higiénicas, son el espejo en que debiera verse la humanidad.


Che, Negrito, también hay tipos "higiénicos"? Mon amie, eso lo charlamo' en otro momento, porque, acá, debería hablar un poco de mi "amigo" Titán.
Au revoir.-

Notita: de las tres últimas fotos, la de la almeja es de una que está haciendo equilibrio y que saqué de la pag. de luisbeltran.com; el chabón que se tira al plato en una fiesta de almejas, obviamente, es un almejero nato.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario