viernes, 13 de julio de 2007

ad astra

En fin. Tumultuoso sendero.
Llagas en los pies, brasas en el cerebro.
Hastío y expectativa, difusa perspectiva.

Solo en un punto, poblado en conjunto,
metáfora condescendiente, excusa perpetua,
serpeando vilmente, rémora y récua.

Cielo maldito de estrellas fugaces,
negras nubes de premisas falaces
engullendo sueños en lógicas fauces.

Otro momento. Unico momento.
¿De dónde viene tu investidura en siervo?.
¿Otro amo hay proveyendo tu relicario?.
Nada. Nada de eso. No hay claustros.
Sos uno y todo bajo la luz del Otro.
Un paso más, ahora. Hacia tus astros.

23.10.03

No hay comentarios.:

Publicar un comentario