miércoles, 27 de junio de 2007

LA PERDIDA DE MI EDECAN


No todo es para siempre, reza un popular adagio... A qué viene ésto? a que aparentes razones del servicio -a la cual no es ajena cierta docilidad del personaje objeto de esta entrada- me ponen en la eventual situación de pérdida de un asistente invaluable, un recurso humano que formé para asistirme hace ya casi siete años. En efecto, parece que me puedo quedar sin quien me pide el café cuando es necesario o que me llena las fichas laborales.
Doctor Medina, con la rana René -con quién muchas cualidades creo comparte-, ilustro esta subida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario