viernes, 4 de mayo de 2007

Pirata o qué? ah?, eh?

Bueno, la generalización a que nos tiene acostumbrado este desacostumbrado uso de la buena lengua española, lleva a que en diversas situaciones se apele al vocablo de "pirata" para calificar situaciones disímiles. La que interesa en este momento es la referida al uso que se le da en el argot argentino como sinónimo de "tiro al aire" (je je, estoy a full con las actualizaciones), "chamuyero", "mujeriego", "tira onda a tutti", "tramposo", etc etc y recontra etc.
No estaría demás recordar que otrora no era lo mismo un pirata que un bucanero o bien que un corsario... Al pobre pirata, antes, se lo denostaba porque choreaba para sí mismo mientras que al corsario, de algún modo (en forma mercenaria, claro) se lo tenía en otra categoría puesto que la "patente de corso" (esto es: la habilitación formal para chorear emanada de una autoridad regia) te la daban para que pudieras afanar pero robando para la Corona. De hecho, en nuestra constitución nacional aun tenemos algún vestigio en punto a otorgar estas patentes de corso.
Para qué todo ésto? qué se yo! A ver, ensayemos hipótesis ridículas. Suponéte que a espaldas de tu jermu te estés dando al living la vida loca, eso sería catalogado, lisa y llanamente, de acto de piratería... Sin embargo si, por un arbitrario suponer, tu mujer te manda a que te despabiles alocándote pero que no te olvides de integrarla para un trío o como llames a la partuzza, podrías denominar a este último supuesto como la emanación de una patente de corso? je je, estoy re profundo cavilando en este día de merda y lluvioso...
Corsario o pirata, andá a saber, debe dar lo mismo en orden a usar o no usar un parche. Y si no, yo que no me autocatalogaría en ninguna de las dos ominosas acepciones festivales que acabo de enunciar (ni tampoco apelo a una hipotética cadena reencarnatoria por la cual me toque suponer que he sido una suerte de terror de los mares en otra época), quiero decir, ni más ni menos, que de tanto en tanto ando con un parche en el ojo derecho tal cual ilustra la calaverita que pongo en esta entradita. Y sí, a veces debo acudir a este subterfugio cuando vengo para el traste con ese órgano fruto de haberme rifado un balazo a los diez años. Pero ésa es otra historia.
Au revoir.-

miércoles, 2 de mayo de 2007

Subo un par de letras que tienen bastantes años... al menos para mí, una suerte de trilogía arbitraria. En fin, alguna ya pasó los doce años... cómo pasa el tiempo!
El otro lago ,
de aguas invertidas;
aquel que mudó
de su vieja fuente
(mitológica Estigia).
El líquido distinto
(así como es imposible
bañarse dos veces en mismo río),
el vaso profundo,
un mar ahora fatuo,
la mano que te hunde,
el arcano, de sabiduría vacuo.

sept. 28, 1995

************************
ja ja... lo que sigue es un pequeño recuerdo de la época de la Maestría en Abogacía del Estado que hice entre 1.995 y 1.996 en la Procuración del Tesoro de la Nación... Esta era para mi compañero (en la múltiple acepción que este término tiene para nosotros los argentinos) Mariano, surgida de esas experiencias de recreo entre metegol y cafecitos por la tarde a la salida del La Salle por la calle Riobamba.... muy festejada, por cierto, por aquellos otros colegas y amigos que desde esa época sigo frecuentando; a saber: Sergio, Javier, Marcela G., Guille ("turbina"), Silvio, etc... Todos nosotros, claro está, frutos de la Primer Promoción de esa experiencia en la Escuela del Cuerpo de Abogados del Estado, Magister todos, cuyos servicios -a excepción de Silvio- actualmente prestan en los cuadros de la Administración... (???)

"UNAMINITIS"
Del guaraní antiguo; "unaí": 'carencia, falta de' y "munoí": 'materia gris, neuronas.'
El neologismo fué introducido por los Jesuítas del Paraguay al latín, para calificar a los indígenas que podían parecer hijos de Europa y vivir entre ellos pero que, por designio divino o vaya a saber qué, los delataba su nulo entendimiento.

Desde tu falso pedestal
(ése que Vos te inventaste)
atisbás tu fraguada realidad:
la que a los superiores nos da cosquillas,
al fin y al cabo tu vista
sólo llega hasta ajenas rodillas.

De tu patria de Barrio te jactás,
delatando así tu ignorancia
pues, si algo de historia supieras
(tus vanos papeles no bastan),
sabrías que las Provincias son primer tierra,
cuna de patricios que, desprendida, cedió parte a tu casta.

Que cómplice este mundo de necios
que te permitió leer uno o dos libros
(eso sí: no más allá de sus solapas)
para darte de barro unas armas,
bufón de bufón con aires intelectuales,
de discurso estólido en penumbras balbuceante.

Ah! tu cultura envidiada!
ésa de la que jocoso hacés bandera:
la que se nutrió de alpargatas y bombo,
de comprar cariño en quilombos,
de la holganza y el insulto de potrero,
de la pizza de rancia muzzarella
compartidas con un compañero.
Ah! que vida tu vida!
esá: de tus rateadas de colegio
que habrán de ser los cuentos
por Vos gastados y repetidos si llegás a viejo.
¡Cómo ha evolucionado el hombre
que, de la tradición oral de los grandes eventos,
permite hoy a un estulto hacerse florilegios!!

Ah! que vida tu vida!
¿Creerás que Homero cantará tu Odisea?
En tu febril (y menguada) imaginación
será tu Flores querido el vasto teatro,
y aquella fauna acuática de tu pasado
(tus bagres, tus bacalaos y tus ballenas)
serán las bellas e irresistibles sirenas.
Ah, Ulises!, celebra el falso rapsoda.
A voz en cuello (tu gansísima costumbre)
a tu selecto auditorio de mentes sin luces
referirás cómo, con tus dientes, mataste a un Cíclope
en feroz batalla en cancha de Independiente,
porque ebrio de confusión estás
que tomás un gigante por un pancho caliente.

Ah! tus vacuas "reflexiones" sobre la Polis!
Cargadas van de hurtar palabras ajenas,
de repetir frases vulgares como propias;
porque, habrás creído factible
(perdón si mi gran sinceridad te toca),
que si política es "el arte de lo posible"
posible sería que Vos abrás también la boca.

Cómo dominás con holgura
esa parte de la preciosa Francia
que plasmada va en su literatura!
¡Qué diría la pluma de Victor Hugo
(de quien te batieron escribió 'Los Miserables')
si supiera que en tardes de fulbito
Vos en la radio lo confundís con un tal Morales!!

Y si lo anterior no basta
a tu corto entendimiento,
ayudaría a tu pobre discernimiento
que echés una ojeada
al "Tartufo" del gran Moliére;
quizá, quien sabe, tal vez,
en aquél reflejado te ves.

Y que decir de tu cine europeo
sino que tus sesudas 'apreciaciones'
se ven largamente superadas
por un colegial en charla de recreo?.
No creerás que memorizando actores
ganan tus dictámenes peso:
hasta el perro recuerda dónde guardó el hueso.

Podría seguir la enumeración
de tus falencias hasta el hartazgo:
tus tácticas de seducción
(que son palabras y fracasos);
los cargos que me hacés
(aunque siendo 'grone'
naciste desteñido en blanco);
los cargos que a otros hacés
poniendo en duda su virilidad
(recurso que -te soy franco-
delata tu pánico a descubrirte
una muñeca quebrada más).
Podría seguir la enumeración
de tus falencias hasta el hartazgo,
pero, de gastar las energías
(mi bien ponderado Mariano)
en tu persona y fruslerías,
me duelen la cabeza y la mano...

Nota del autor: aunque al lector desprevenido le parezca que es una diatriba contra alguien que no goza en absoluto de mi estima, es necesario que puntualice que, precisamente, el afecto genuino que le tengo al destinatario de estas líneas me permite este ejercicio lúdico de reirnos de nuestras propias carencias que, en este mundo agobiado por reglas que se empecinó y empecina en jamás cumplir, son el herraje asumido que nos permite ver al resto de los estultos con cariñoso escarnio. O sea, marchando todo como marcha al revés, es que somos, indudablemente, paladines de tantas falsas victorias.- (andá a saber de qué fecha de 1.995 es esta letra, ya se me olvidó).

**********************

INDESTRUCTIBLE BIS

No hay nada ni nadie que pueda vencerme,
aunque caiga yo a veces por mí mismo vencido.
Aun debiéndome arrastrar sobre mi sangre herido,
yo venceré, finalmente —aun destrozado, aun inerme—
a los falsos verdugos que no son más que fantasmas
nacidos de las desgracias ajenas, sus tétricos hijos.

Y sé sobradamente que lo que expongo es altisonante.
Nadie habrá, ni hay, que tenga mejores armas
a las que, desde el albor de la primerísima estrella,
a mi nombre, me habían reservado, aguardándome,
esperando a que diese mi primer vagido en la tierra,
para arremeter contra todo y contra todos desafiante.

Porque quizás, éstas parecerán sólo bellas palabras
es necesario que prevenga que no formen idea equivocada,
que podré parecer un viejo caballero montado en fantasías
es un cargo que, al fin y al cabo, me agrada, me halaga;
yo sé, y así lo acepto, que no soy, ni seré, igual a los demás:
en un campo mediocre de velas ardidas yo soy sol, luz del día.

Y este camino, que puede parecer algunas veces inaccesible,
había empezado hace siglos, engendrado con el derrotero fijado:
soy el agua hendida que traga la piedra. Soy... indestructible.

Es una variación de otro poema, no recuerdo el año pero debe ser de 2.000, como agregado que hago en agosto de este 2.007 puedo decir qué sarta de estulteces pone uno cuando se la da de poeta porque, aparte de ese yerro grosero de percepción, mirá vos que uno andaba creyéndose que era INDESTRUCTIBLE de verdad y hete aquí que en estos momentos me siento un puching ball y hasta le tengo cagazo a los codazos de las viejas en el subte que viene en hora pico...


Bueno, Catita... tu mamá la otra vez me decía que le pediste fotos tuyas y mías que me andabas extrañando que estuve de viaje un par de semanitas hace poco... por eso, para que veas en otra oportunidad que tengo presente siempre cualquiera de tus sanos deseos, pongo esta foto de nuestras vacaciones del verano pasado en la costa... las del 2.006 que las de 2.007 (año de esta entrada) no sé dónde andarán vagando pero también van a tener su lugarcito. Te quiere, tu papá (SpiderPa; súper héroe "alas de pollo" protector de grandes olas...)